jtemplate.ru - free Joomla templates
Avikar230x200
OfficeMax230x200

Tweets@upata288

Parse Error: Specification mandate value for attribute data-aria-label-part
07:39PM Oct 25
Parse Error: Specification mandate value for attribute data-aria-label-part
07:39PM Oct 25

Dioses en la tierra

diosacananles1 150No pude ver  a Diosa Canales. Yo viajaba mientras la ninfa paseaba su cuerpazo por Upata y Puerto Ordaz. Nada, gajes del oficio, cuestiones de trabajo: ella en el suyo y yo en el mío.

    Piernas de infarto, un metro no sé cuánto de carne hecha escultura, da la impresión de que Afrodita se equivocó de arriba a abajo y en vez de bailar en el Olimpo aterrizó por estas playas. Y uno feliz, claro. Para qué decir no, si sí.

Si vamos a hablar de arte, hoy en día lo divertido parece cuajar más que lo sesudo, sostiene Mario Vargas Llosa, aunque no necesariamente lo primero es refractario a lo segundo, o viceversa.

 

Read more...

La partícula del Gabo

elcabo200Si de lo que se trata es de estar acorde con los tiempos, nada más adecuado que establecer un puente entre la recién descubierta "Partícula de Dios" y la materia primigenia de la obra narrativa de Gabriel García Marquez. La primera nos permite recrear el momento más pequeño que usted pueda imaginar antes de la creación del universo, y la segunda solo certifica que es a la memoria a quien el Gabo debe toda su obra literaria.

Read more...

Tia Mercé y su Inmensa Ternura

 viejitacuentosTía Mercé fue el personaje mas allegado a mi, el que mas entre todas mis tías. No debía ser tan vieja, pero sus dolencias reumáticas la habían convertido en un ser enteco, curvado hacia delante, de andar lento y menudo (parecía moverse sobre sus solos huesos). Siempre llevaba una falda ancha y larga, de tela barata que le llegaba a los pies, y un saquito pegado al cuerpo, abotonado hasta el cuello. Era de una limpieza impoluta. Tenia apenas unas mechitas de pelo blanquecino que sujetaba en un simulacro de sorongo, con un peinillo. La cara también era delgada, de labios finos, y pómulos hundido. Poseía el hablar mas dulce que jamás escuché. Su vocecita era delgada y temblorosa, como todos sus gestos. Se paseaba por la casa como un duendecito impalpable de infinita ternura, con un tabaco de mascar siempre entre los labios. Por definición, fue mi verdadera abuela. Me contó todos los cuentos de las Mil y Una Noches, el de Caperucita, el de Blanca Nieves. Jamás me dijo  que no cuando le pedía que me los volviera a contar. Cuanto supe de historia sagrada, de cosas de la antigüedad lo aprendí de ella.
 
Acostada en su chinchorro, a  mediodía, le encantaba que le rascara la cabeza. Lo hacia con gusto retribuyéndole lo mas que podía, la cercanía que siempre tuvo para conmigo.

Tráfico

Visitas Hoy:38
Visitas totales:56431

Visitor IP : 54.87.123.99 Visitor Info : Unknown - Unknown Saturday, 25 October 2014 15:09

We have 10 guests and no members online

Background Image

Header Color

:

Content Color

: